El Viñedo

La viña está situada en una ladera en el del término municipal de Rueda en la comunidad de Castilla y León.

En la actualidad, nuestra superficie de viñedo es de 35 hectáreas, de las que 1,5 son de Sauvignon Blanc y el resto de la variedad autóctona, la Verdeja. La mayor parte de nuestros cepas tienen más de veinte años y se reparten en tres pagos: Traslagares, Torreón y Papín.

El suelo de nuestros viñedos es el típico terreno cascajoso de la zona, con un pH comprendido entre 7,5 y 8. Es una tierra parda, rica en calcio y magnesio, con buena aireación y drenaje. La parcela tiene una altitud media sobre el nivel del mar de 760 m. y las cepas están plantadas según las curvas de nivel en laderas orientadas al oeste, lo que les permite una elevada insolación.

El clima de la región es continental y se caracteriza por unos inviernos largos y fríos que se alternan con veranos calurosos y secos. En general las lluvias son escasas y las horas de insolación abundan,. Este factor obliga a las cepas a buscar sus recursos hídricos en lo hondo del subsuelo. La gran diferencia de temperatura entre el día y la noche es el secreto del equilibrio entre el azúcar que la uva gana con el sol y la acidez que no pierde durante las frescas noches.

VARIEDADES

Verdejo

La verdeja es la variedad autóctona de la zona que impulso la creación de la Denominación de Origen Rueda. De gran calidad, se la considera como una de las mejores variedades blancas de España y ha estado presente desde la edad media en la tierra castellana y en la gastronomía de sus habitantes. Su racimo es pequeño con una baya mediana y una piel gruesa de color verde-amarillo.

Los vinos elaborados con esta variedad se caracterizan por su gran estructura y su exquisita combinación de aromas florales y herbáceos. Son afrutados, un punto anisados con un ligero toque amargo. Traslagares 100% Verdejo, digno exponente de estos, se ofrece como un excelente acompañante de una variada gama de platos.

Sauvignon Blanc

Esta variedad francesa llegó a Rueda en los años setenta, adaptándose perfectamente al terreno y confiriéndole una agradable frescura y un punto de acidez diferenciador. Su racimo es pequeño y de forma cilíndrica, sus bayas son de color amarillo-dorado y de tamaño pequeño; la pulpa es muy consistente y de gran intensidad aromática.

El vino elaborado con esta uva tiene puntos en común con el Verdejo de Rueda, pero con las virtudes de los Sauvignon Blanc de otras comarcas. Son elegantes, secos y ácidos con aromas a hierba recién cortada.

La vendimia es nocturna y mecanizada, la uva se transporta en pequeños remolques de acero inoxidable. En este delicado proceso, la cercanía de la bodega a la viña es una ventaja que nos permite conservar las propiedades organolépticas de la uva en las mejores condiciones para su futura elaboración.