Proyecto

La bodega consta de dos edificios perfectamente integrados en su entorno. El primero, aún en construcción, de estilo tradicional de adobe y ladrillo macizo, albergará las oficinas, sala de cata y laboratorio. Parcialmente oculta por él y conectada por su parte posterior, una moderna nave semienterrada en un cerro, cobija la maquinaria para la elaboración del vino, toda ella de última tecnología. La elección de este enclave viene marcada por nuestro objetivo principal: obtener vinos de gran calidad.

En primer lugar, aprovechamos el desnivel del terreno para ubicar a diferentes alturas, la tolva, las prensas y los distintos depósitos necesarios para cada proceso, evitando la impulsión mecánica, utilizando la gravedad. En segundo lugar, por estar semienterrada, se ha conseguido un aislamiento natural que favorece la estabilidad e idoneidad de la temperatura. Y por último la proximidad del viñedo, garantiza la entrada de la uva en el mejor estado y en el mejor momento.

Los dos edificios de la bodega y parte del viñedo se asientan en uno de los pagos que integran la finca denominado “TRASLAGARES”. De aquí proviene el nombre de nuestra empresa y de nuestra primera marca que está actualmente presente en más de diez países.